Exchange Rates

¿Por qué sube o baja el valor de una moneda?

Ha sido un año catastrófico para las divisas de todo el mundo. Los confinamientos producidos por la Covid-19 han descontrolado el mercado de divisas extranjero, con la misma inestabilidad política y económica que se produjo en Europa tras el voto del Brexit en 2016.

En marzo de 2020 se ha producido una significativa fluctuación del euro, con beneficios considerables del euro frente a la libra esterlina. Desde entonces, la libra se ha recuperado y se ha convertido en la divisa creciente. Sin embargo, dado que tanto el Reino Unido como la eurozona han sufrido confinamientos, ¿qué ha causado todo este cambio de divisas?

Todos somos conscientes de que los tipos de cambio pueden fluctuar de un momento a otro, ya que se trata de la comparación entre dos monedas diferentes. Sin embargo, los motivos de estos cambios son más difíciles de entender. Hemos profundizado en el mundo financiero para obtener respuestas.

Nos gustaría aprovechar para recordarte que con Azimo siempre obtendrás excelentes tarifas y bajas tasas al enviar tu dinero online. Regístrate hoy y consigue dos transferencias gratuitas.

¿Por qué fluctúan los tipos de cambio extranjeros?

La raíz de toda la fluctuación es el principio básico de oferta y demanda.

En los países que tienen un tipo de cambio flexible, se considera la divisa del mismo modo que un mango o un iPhone 11: si la demanda es alta (que normalmente se asocia a la escasez en la oferta), costará más.

Hasta aquí, es fácil de entender. Pero, ¿cuál es la causa de esta subida y bajada de la demanda? Entran en juego muchos factores distintos que van desde las acciones del gobierno a la confianza de los consumidores o la agitación política.

¿Cómo afectan las tasas de interés a la fluctuación de la divisa?

La oferta monetaria y las tasas de interés son dos de los factores principales que afectan la demanda de una moneda. Los gobiernos y sus bancos centrales pueden controlar ambos y utilizarlos como herramientas para manipular sus economías y su moneda nacional.

En el Reino Unido, el Banco de Inglaterra fija el tipo de interés, conocido como el tipo de interés oficial del Banco de Inglaterra. Esto influye en las tasas de interés cuando pides dinero. Actualmente el tipo de interés es de 0,1%, su nivel histórico más bajo desde noviembre de 1979, cuando alcanzó un máximo de 17%.

Tal y como su nombre indica, la oferta monetaria se refiere a la cantidad total de dinero que circula en un país. Si hay una mayor cantidad de moneda en circulación, el valor de dicha moneda será menor frente a otras divisas y el tipo de cambio disminuirá.

Sin embargo, una oferta monetaria alta dará como resultado tipos de interés bajos (como hemos explicado anteriormente, una mayor oferta significa una menor demanda).

Los tipos de interés bajos también pueden devaluar la moneda, porque los inversores obtienen peores beneficios en sus inversiones en dicha moneda. Por este motivo, podría parecer que los tipos de interés bajos son una mala noticia.

Pero cuando lo consideramos a largo plazo, se puede explicar por qué los gobiernos deciden a veces disminuir sus tipos de interés: cuando esto ocurre la gente pide más créditos y gasta más, lo que debería hacer crecer la economía.

¿Cómo causa la inflación una caída de la moneda?

Se debe considerar otro factor importante, la inflación. Si la inflación (el tipo de interés que provoca la subida de precios) sube demasiado, porque la demanda de bienes supera la oferta, puede generar inestabilidad económica y una devaluación de la moneda.

Es decir, la gente no puede permitirse comprar los productos a los que están acostumbrados y las empresas pueden tener problemas para vender sus productos y servicios.

El banco central de un país puede intentar contrarrestar la inflación aumentando los tipos de interés, animando a la gente a poner su dinero en cuentas de ahorro en vez de a gastarlo. Como resultado, se produce una caída de la demanda y baja la inflación.

Como hemos explicado, los tipos de interés bajos resultan normalmente en tipos de cambio bajos. Pero también puede suceder lo mismo a la inversa: los tipos de interés más altos se asocian generalmente a tipos de cambio más altos, debido a que los inversores obtienen mayores beneficios sobre sus bienes en comparación con esos mismos bienes en otra divisa.

¿Cómo afecta la estabilidad del mercado al tipo de cambio?

A todo lo explicado anteriormente, hay que añadir otro factor general: la estabilidad. Al mercado le encanta y controla constantemente los indicadores económicos y la situación actual para encontrar dónde hay y dónde puede faltar estabilidad.

Una economía fuerte y estable refleja la confianza de sus consumidores en un alto nivel de consumo, una baja tasa de desempleo, un mercado inmobiliario optimista y un aumento del Producto Interior Bruto (PIB), favorece las inversiones y aumenta la demanda de la moneda del país.

Sin embargo, si el país atraviesa un período de agitación política, todos los factores económicos mencionados se vuelven insignificantes. La inestabilidad política supone a menudo un mal presagio para la economía de un país.

Estos factores desalientan la inversión extranjera y a menudo provocan una caída de la demanda de una moneda. Como resultado, su valor disminuye a nivel mundial. Por ejemplo, la incertidumbre sobre las consecuencias del Brexit provocaron una caída libre del valor de la libra esterlina. Cuando se trata de mantener el valor de una divisa a largo plazo, lo más importante es mantener la confianza y la estabilidad. ¿Qué ocurre a corto plazo? Como hemos indicado anteriormente, es complicado.

No podemos prometer que los tipos de cambio no fluctúen, pero podemos prometerte transferencias de dinero más rápidas y baratas, con tasas bajas y transparentes. Con Azimo puedes ahorrar hasta un 90% frente a bancos y otros proveedores. Aún mejor, te regalamos dos transferencias gratuitas al registrarte hoy en Azimo.